CURSOS HOMOLOGADOS OPOSICIONES EDUCACIÓN

Cursos homologados oposiciones

Descubre cómo se desarrolla el pensamiento creativo en la educación

pensamiento creativo en la educación

¿Te has preguntado alguna vez qué elementos son necesarios para desarrollar un pensamiento creativo? En este artículo, exploraremos el seductor mundo de la creatividad y cómo puede ser estimulada en el contexto educativo.

¿Qué es la creatividad y cómo se desarrolla?

A lo largo de la historia se han ofrecido numerosas definiciones del término creatividad. En sentido estricto, la RAE define la creatividad como la facultad de crear. En el ámbito educativo podríamos decir que la creatividad es la habilidad o capacidad que tienen los alumnos de gestar nuevas y útiles ideas.

El fomento del pensamiento creativo tiene lugar cuando el estudiante se halla expuesto a experiencias diversas, se incentiva correctamente su curiosidad, se cree con la posibilidad de asumir riesgos sin consecuencias, y sobre todo a través de actividades empíricas reiteradas.

¿Qué es el pensamiento creativo?

El pensamiento creativo en el ámbito de la educación podríamos definirlo como el motor que promueve que los alumnos lleguen a encontrar nuevas formas de observar el mundo y desafiar lo establecido. En definitiva, se trata de explorar más allá de los límites de lo que conocen.

Una de las características más importantes del pensamiento creativo es que “produce nuevas ideas, originales y útiles. Este pensamiento implica flexibilidad, fluencia, novedad y elaboración” (Varona, 2023).

En el contexto educativo, el pensamiento creativo abarca desde el conocimiento tradicional basado en el aprendizaje de hechos y cifras, hasta el fomento de la imaginación o la espiritualidad del alumnado. Autores como Castañeda-Balcazar y Tapia-Caruajulca (2021) señalan que, en este ámbito, “todos los estudiantes deben desarrollar dicho pensamiento, pero éste debe estimularse desde casa, complementándose por los maestros que cumplen una función muy importante en la escuela”.

¿Qué actividades se pueden realizar para desarrollar la creatividad?

Las formas en las que puede llegar a manifestarse el pensamiento creativo en el ámbito de la educación son múltiples. En este post te ofrecemos varios ejemplos actuales:

Ejemplo 1. Utilizar tecnología innovadora: en la actualidad contamos con innumerables avances tecnológicos que permiten a los docentes fomentar el pensamiento creativo de forma interactiva. Un ejemplo de ello podría ser el uso de realidad aumentada en el aula.

Ejemplo 2. Soluciones innovadoras con enfoque interdisciplinar: el pensamiento creativo también podría fomentarse en el aula por medio de proyectos en los que participen estudiantes de distintas asignaturas que deban afrontar un problema común a través de perspectivas únicas.

Ejemplo 3. Resolver problemas creativos: otro ejemplo común podría ser el uso de enigmas, experimentos o acertijos que desafíen al alumnado y fomenten su ingenio.

Ejemplo 4. Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP o PNL): en este tipo de proyectos son los propios alumnos los que seleccionan los temas que quieren desarrollar, lo que de algún modo sirve para empoderarlos con el objetivo de que lideren su propio conocimiento. Un ejemplo concreto podría ser el diseño de una app.

Ejemplo 5. Actividades artísticas: Las artes son medios muy potentes para la estimulación del pensamiento creativo. Así, los alumnos, por medio de la música, la danza o la pintura, pueden expresarse e indagar sobre diferentes ideas abstractas.

¿Qué elementos son necesarios para desarrollar un pensamiento creativo?

Para el fomento del pensamiento creativo de los estudiantes es preciso contar con un entorno que lo propicie, en el que el alumno se sienta libre de poder explorar, motivado y posibilitado para pensar de una forma extraordinaria. A ello habría que añadir, como señalan estudios recientes, la importancia de que el alumno sienta que puede correr riesgos con total libertad en un entorno que le genere curiosidad.

¿Cómo se desarrolla el pensamiento creativo en los niños?

Los niños y niñas, ya a cortas edades, son capaces de desarrollar su pensamiento creativo a través de la resolución de enigmas o los juegos. Así, desde niño se debe fomentar la expresión del arte de los alumnos y ofrecerles un ambiente que les permita la exploración.

¿Cómo se desarrolla el pensamiento creativo en el Aula?

En un contexto de aula, puede impulsarse el pensamiento creativo a través de actividades que reten a los alumnos a que resuelvan de manera innovadora, original, distintos problemas. ¿Y cómo puede hacerse dentro de una clase? A través de debates abiertos, el estímulo del pensamiento crítico o los proyectos interdisciplinarios.

Las tres fases de la inteligencia creativa

La inteligencia creativa se ha conceptualizado en la división de tres frases claramente diferenciadas:

  • Fase de preparación: etapa en la que tiene lugar la adquisición de conocimientos y la definición de problemas.
  • Fase de incubación: en ella el estudiante deja de pensar de forma consciente en el problema que está abordando, lo que posibilita que su subconsciente esté trabajando en él en un segundo plano.
  • Fase de iluminación: etapa final en la que tiene lugar la manifestación de una idea.

Un mundo de posibilidades en el aula

El pensamiento creativo abre un amplio abanico de posibilidades para los docentes. Frente al estilo basado en la mera absorción por los alumnos de información, el pensamiento creativo puede convertirla en una fuente de ideas innovadoras y soluciones brillantes. La imaginación de los alumnos puede ser el germen de nuevos descubrimientos por medio de la exploración.

La preparación de los docentes actuales y futuros por medio de distintos cursos formativos para el desarrollo del pensamiento creativo se antoja fundamental con base en lo expuesto.

El poder transformador de la creatividad

Los alumnos, cuando son educados desde una perspectiva creativa, pueden llegar a hacer frente a diferentes retos de manera ingeniosa, hallar soluciones novedosas y transformar el mundo que les rodea. Así, con el desarrollo del pensamiento creativo, los alumnos pasan a ser gestores de cambio en su pequeño universo.

El camino hacia el autoconocimiento personal

Además de lo anteriormente señalado, los alumnos, como consecuencia de los proyectos que impulsen el pensamiento creativo, pueden llegar a descubrir quiénes son en realidad, descubriendo nuevos intereses y conectando con su voz interior.
Reflexión final

El desarrollo del pensamiento creativo por parte de los educadores no solo impacta sobre los alumnos, sino que también lo hace sobre futuras generaciones. El fomento de la imaginación y la innovación sirve para que los alumnos puedan hacer frente a situaciones que les surjan en su vida de forma creativa, a la vez que siembra la posibilidad de que la innovación permita alcanzar nuevos horizontes en el futuro.

Solicita información

Déjanos tus datos para inscribirte:

Impulsa tu carrera.¡Descubre cómo!

Déjanos tu correo y te enviaremos la info completa:

CALIDAD GARANTIZADA